Usted está aquí

Fiesta Barroca

Fiesta Barroca
Dirección:
Teléfono:
Móvil:
Fax:
Mail:
Web:

Localidad: Lerma

Fecha: Primer fin de semana de Agosto

En el S. XVII Espa√Īa fue un pa√≠s de contrastes: de grandezas y de miserias, de esplendor pol√≠tico y de bancarrotas econ√≥micas, de decadencia demogr√°fica y de florecimiento art√≠stico, fue el Siglo de Oro de las letras y de artes pl√°sticas. En el siglo XVI Carlos I y Felipe II quisieron imponer con las armas la hegemon√≠a de Espa√Īa en Europa. El Duque de Lerma, valido de Felipe III, se empe√Ī√≥ en mostrar la grandeza espa√Īola, impresionando a los embajadores extranjeros con aquellas grandes fiestas, que ocultaron por alg√ļn tiempo la decadencia de una naci√≥n agotada por las guerras del siglo anterior.

Fiestas atractivas para todos, quiz√°s los √ļnicos actos en los que participaban el pueblo y la nobleza. Como espectadores se encontraban la nobleza e intelectualidad y las gentes de la comarca, que en estos d√≠as acud√≠an masivamente a Lerma. Tambi√©n interven√≠an como actores. Los nobles m√°s importantes de la Corte se empe√Īaban en mostrar su valent√≠a y habilidad en el juego de ca√Īas. Los pueblos de Lerma, Gumiel del Mercado, Santa Mar√≠a del Campo, Quintanilla de la Mata... preparaban mascaradas para engrandecer la fiesta y alagar al Duque. El escenario eran las calles y plazas del pueblo, adornadas con banderas, colchas, estandartes y tapices. En ellas se articulaban arquitecturas fijas con emblemas, arcos pir√°mides... casi siempre espectaculares y con simbolog√≠a.

Se repiten los personajes y elementos que intervienen en el cortejo. No sol√≠an faltar los diablillos, que atemorizaban con sus cabriolas y golpeaban al p√ļblico con vejigas de cerdo o zurriagos. Los espectadores participaban en la representaci√≥n, insultando a quien tanto odiaban, como tem√≠an. Malabares de fuego y zancudos escoltaban a la tarasca, figura monstruosa y s√≠mbolo del mal, que provocaba las iras del espectador. A continuaci√≥n y acompa√Īando a m√ļsicos y danzantes llegaban los gigantones, representando a las distintas razas del mundo que se unen al homenaje. En las fiestas importantes no faltaban los carros triunfales, en los que se constru√≠an complicadas alegor√≠as o personajes mitol√≥gicos ostentosos y ocasiones representaciones jocosas.

Localización